Si necesitas adiestrar a un yorkshire…

El Yorkshire es un perro pequeño pero lleno de energía explosiva. Estamos ante un animal que siempre ladra, salta, da vueltas, es inquieto. Además esta raza está poco dispuesta a ser sumisa y obediente, ¡lo que dificulta mucho más su adiestramiento! Así pues, ¿cómo hay que adiestrar a un Yorkshire?

Estamos ante un animal que existe únicamente para ser caprichoso y adorable. Con su pequeño tamaño y sus maneras excitables se convierte en el perro al que todo el mundo quiere mimar, pero no hay peor error para adiestrar a un yorkshire que darle todos los caprichos. Tiene que ganárselo…y ser irresistiblemente adorable no es suficiente.

Un yorkshire es de naturaleza inquieta, muy excitable y con una gran cantidad de energía. Debemos tener en cuenta eso a la hora de educarle: significa que a causa de una personalidad caprichosa y en ocasiones incluso dominante, nos vemos en la necesidad de ser muy estrictos con él, más de lo que seríamos con un perro más dócil.

El yorkshire, como todos los perros, no acepta la agresividad en un dueño, eso lo retrae y lo vuelve más indómito; en cambio ceptará un dueño firme que no ceda jamás.Si encuentra una debilidad la aprovechará para convertirse en el amo de la casa, y debes recordar en todo momento que tú eres quien manda.

En resumen, ¿qué debes hacer? Adiestrar a un yorkshire no es tan diferente cualquier otro perro. Sólo debes asegurarte de ser muy firme y seguro, y sobre todo: consecuente. Mímalo, pero no en exceso, y desde luego no cuando te lo pida: sólo cuando lo merezca. Así es como conseguirás un yorkshire equilibrado y perfectamente educado.