Raza Collie, estrella de televisión y gran compañera

El Collie es una raza de perro de considerable tamaño. Durante muchos siglos fue empleado como un perro pastor, pues sus condiciones son muy buenas para correr en el campo abierto. En la década de 1950 la raza adquirió fama mundial gracias a la serie de televisión “Lassie”. Pero aproximadamente 100 años antes, la reina Victoria de Inglaterra los criaba en la perrera de la corte de Windsor. Hoy, el Collie es un perro de compañía y terapia.

Hay dos tipos de de Collie, que incluso en algunos sitios se los considera razas distintas. El más conocido tal vez sea el que era Lassie; con pelo largo. Pero además, algunos perros tienen pelo corto y se los conoce como “Collie de pelo corto”.

La raza evolucionó más que nada en Escocia durante el siglo XVII. Se cree también que fue en Irlanda donde adquirió el Collie sus rasgos actuales.

Como mascota el Collie no tiene casi competidores. Es muy leal a su dueño y como guardián de un hogar su tarea es intachable. Además es muy cariñoso y esto lo convierte en un perro ideal para estar con niños. Como es habitual en el caso de niños, hay que cuidar que estos no abusen demasiado del animal. Especialmente en su etapa de cachorro.

Quienes estén pensando en adquirir un Collie como mascota no deben olvidar que es una raza de mucho ladrar. Esto puede necesitar cierto adiestramiento, y sobre todo que el perro tenga paseos habituales en el exterior si se encuentra viviendo en un espacio no demasiado grande.

Así, adiestrarlo en obediencia, y brindarle salidas habituales, además de mucho ejercicio, se podrá mitigar la tendencia ladradora del Collie. Tal no sea lo más indicado tenerlo en un apartamento y en estos casos haya que pensar en perros más pequeños y silenciosos.

Sea como sea, es de las mascotas número uno cuando hablamos de perros.

Cocker Spaniel, cazador y adorable mascota

Cocker Spaniel

El Cocker Spaniel es un perro de amaño mediano. Puede haber confusión con el Cocker Spaniel Americano, que es muy parecido. Fue poco tiempo atrás que comenzaron a considerarse razas distintas. El Cocker Spaniel Americano es algo más cuidado en su estética, pues surgió para competir en concursos.

Comparados, el Cocker Spaniel es un poco más grande. Originalmente fue un perro de cacería, muy usado para levantar las aves cazadas. Su habilidad para explorar densos matorrales y todo tipo de vegetación tupida lo hacían un maestro para llevar de caza y que recogiera las aves.

Es un perro muy ágil y realmente se encuentra feliz en el campo al aire libre. Además tiene muy buena resistencia física. Incluso, aunque hoy es una mascota muy popular, será impresionante para sus dueños cuando lo lleven a alguna finca, o a la playa. El Cocker Spaniel se escapará a explorar zonas inaccesibles para los humanos, y hasta provocará un susto al no aparecer por un tiempo.

Pero no hay que preocuparse, el Cocker siempre encontrará su camino de vuelta hacia los amos. De todos modos esto no significa que debemos despreocuparnos y dejarlo que se meta por donde quiera.

El Cocker Spaniel es una adorable mascota también. Se lo puede tener en un apartamento sin inconveniente, pero hay que preocuparse de pasearlo un mínimo de dos veces por día. Estos paseos deben ser lo más largos posibles, un mínimo de 30 minutos cada uno.

Además, el Cocker Spaniel es muy apegado a su amo, y también super cariñoso con miembros del hogar. Siempre buscará estar en compañía cuando haya alguien en la casa, ingresando al mismo ambiente en el que haya alguna persona.

El Chow Chow, la masocta exótica

El Chow Chow genera atracción apenas se lo ve. Es que la cantidad de pelo hace parecerlo un osito de peluche. Incluso, la primera vez que llegó un Chow Chow a Gran Bretaña, se lo exhibió en un zoológico. Así de raro fue considerado. Lo que más llama la atención de este perro es que su lengua es azul, e incluso en algunos ejemplares es negra.

La raza Chow Chow proviene de China, y existe allí hace más de dos mil años. SE lo utilizó en China como perro de cacería, de guardia e incluso pastor. También su carne y su piel fueron codiciados.

Algunos ejemplares de Chow Chow reconocen a un solo amo, lo que por un lado es una excelente característica, sin embargo también puede ser la única persona de quien reconozcan su autoridad.

Como mascota el Chow Chow es muy bueno, pero a veces podría tener problemas con los niños. Eseo depende del humor de cada ejemplar y sobre todo de su adiestramiento. Conviene llevarlo a clases de obediencia, si es posible desde cachorrito, y allí estudiar si su carácter será compatible para convivir con una familia.

Una vez que se lo adopte como mascota de la familia, hay que llevaron de paseo todos los días, para que tenga oportunidad de socializar con otros perros y otras personas. Nunca hay que maltratarlo, pero sí hacerle saber quién es el que manda. Esto es porque no conviene estimularle sus instintos agresivos. Los Chow Chow son buenos guardianes aunque no sean feroces en principio, puesto que es algo que llevan dentro. Además tienen una gran confianza en sí mismos.

El Chow Chow es muy bueno para casas con patio cerrado. Sin embargo también se adaptará bien en un departamento donde vivan personas adultas.

El tamaño no importa: los Chihuahua

De porte elegante, en constante estado de vigilancia y con semblante sabiondo, la raza Chihuahua es una raza de perros inteligentes. Sin embargo, por tan diminutos comparados a otros perros, suele ser subestimado.

Poco se sabe acerca del origen del Chihuahua. Se cree que el “Fennec Fox”, un animal pequeño que tenía orejas y ojos muy grandes, es su antepasado más directo. Así, quedaría explicada la razón del diminuto tamaño de los chihuahua y su complexión corporal y de su cabeza también.

Fueron utilizados en celebraciones religiosas, y también se constituyeron en la raza adoptada por la alta sociedad. Se llaman Chihuahua porque ese fue el estado Mejicano donde aparecieron los primeros ejemplares, por lo que sería posible deducir que sus antecedentes son de animales americanos.

Su pelaje puede ser largo o corto, y presenta varios colores.  Además, el Chihuahua es una raza que presenta rasgos similares al de los Terrier. Resultan muy propicios para estar con familias, porque son pequeños y esto les permite adaptarse a ambientes reducidos y además necesita poco ejercicio. Hay que tener cuidado en la temperatura, puesto que os Chihuahua son sensibles a las bajas temperaturas.

Para tenerlo bien alimentado, es necesario buscar el asesoramiento de un veterinario, puesto que su alimentación varía según la etapa de vida en que se encuentre el perro. Si es cachorro, adulto o en edad avanzada, sus necesidades de alimentación serán muy distintas.

Será necesario que un cachorro de Chihuahua coma unas 4 o 5 veces por día, por el contrario, los adultos necesitarán comer apenas dos veces al día, con regularidad en los horarios.

En cuanto a su pelaje, los ejemplares de pelo corto no precisan demasiados cuidados, alcanza con alguna cepillada no demasiado frecuente.

Para los animales con pelo más largo, es necesario sí poder hacerles algún lavado más habitual. Cuidado con el secador, que puede asustarlos al principio, sobre todo si son cachorros. Con el tiempo se acostumbrarán.

Cane Corso, el perro vigilante

Por su apariencia brava, con determinación y fuerza, y su impactante compostura corporal, su nombre resulta muy justificado. Corso significa “con mucha potencia”, o fuerza. No hay duda que el Cane Corso tiene estos rasgos y que son esenciales a su raza. Para algunos, Corso proviene de la palabra en latín “cohors”, o “vigilante del cuerpo”.

En griego, el término “kortos”, tiene que ver con que este perro era vigilitante de otros animales y de personas en los tiempos de trashumancia. Hay mucha ignorancia respecto del Cane Corso excepto en Italia. Este es su país de origen, e incluso allí, por muchos años la raza fue dejada en el olvido.

Recién en 1973 un profesor, Giovanni Bonatti, quien se referió a la presencia del animal en la provincia Apulia, y lo describió como un “perro moloso de pelo corto, diferente del mastín napolitano”. En ese momento, un grupo de amantes de perros comenzó a trabajar para recuperar la raza y hacerla más popular tanto dentro de Italia como en el extranjero.

El reconocimiento oficial de la raza fue en 1994, después de que una asociación de amantes del Cane Corso entregara pruebas documentales, fotografías y un grupo de ejemplares para que fuera reconocido. El Cane Corso tiene es cariñoso y fiel con quienes tiene cerca afectivamente. Además, manifiesta un equilibro psicológico y una versatilidad para las tareas más diversas.

Dado que es susceptible de adaptarse a todas las circunstancias, se convierte de a poco en una raza muy popular. Incluso se le usa otra vez para pastoreo y vigilancia como en la antigüedad. Por supuesto que este resurgir del Cane Corso lo incluye como perro de compañía y en la terapia de mascotas.

Como es un perro grande y con mucha fuerza, su dueño tendrá que esforzarse por educarlo desde el principio. Así podrá tenerlo siempre controlado, para evitar eventos inesperados o conflictos. Es necesario que desde cachorro aprenda lo bueno y lo malo, lo que tiene permitido y lo que no, y esto garantizará una excelente convivencia entre animal y amo. Por ser un perro moloso, se desarrolla más rápido física que psicológicamente.

Bullmastif, la raza silenciosa y leal

El Bullmastiff es una raza grande de perro doméstico. Tiene una compostura fuerte y sólida, y un hocico corto. Fue originalmente desarrollado como raza en el siglo XIX en Inglaterra, con el fin de vigilar propiedades y ahuyentar cazadores furtivos. La sangre de esta raza proviene del Masitff Inglés y del antiguo Bulldog inglés. La raza fue reconocida como pura en 1924. Es además un perro muy silencioso, puesto que ladra muy esporádicamente

En cuanto a su tamaño, los machos Bullmastiff miden entre 63 y 69 centímetros de alto en su parte delantera , mientras las hembras medirán desde 61 a 66 centímetros. Su color es, en general, beige, rojizo o abigarrado.

Suele ser un perro con una corta expectativa de vida, puesto que en promedio vive entre siete y ocho años. El Bullmastiff crece en tamaño hasta sus 3 años y medio.

Algunas de las dolencias habituales del Bullmastif son la displasia de cadera y de codo, y la artritis. Para mayores detalles sobre la salud del perro es necesario consultar con un especialista y regularmente hacerle controles.

Como se dijo más arriba, el Bullmastif es el resultado de la cruza entre el Bulldog inglés en un 40% y el Mastiff inglés en un 60%, del cual hereda su fortaleza y lealtad. Aunque son poco ladradores, sí lo harán en caso de alarma o algún peligro que persigan. Un Bullmastif famoso fue Butkus, la mascota de Sylvester Stallone en la película Rocky.

Por el origen en la creación de su raza, el Bullmastif desarrolló gran lealtad, resistencia en cualquier situación climática, y a la vez silenciosos aunque valiente y perseverante. Esto generó que esta raza se incorporara con total naturalidad a la vida en familia, es un perro hogareño y especialmente tranquilo. También resulta ser muy cariñosos con los niños pequeños, convirtiéndolo en una gran mascota.

Bulldog, un perro de cara feroz, muy leal y valiente

El Bulldog es un perro que ya por su aspecto logra enternecer a los humanos. En general regordete, algo pesado y con un andar algo torpe, sólo despierta simpatía. Los dibujitos animados se han encargado de estereotiparlo, y esta imágen popularizada hace que el Bulldog resulte más simpático todavía.

Es más bien bajo en estatura, con pelo corto y una complexión pesada. Pero también es poderoso. Su cabeza es de tamaño considerable respecto de su cuerpo. Esta desproporción del Bulldog es parte de que sea una raza muchas veces caricaturizada.

Además, el Bulldog tiene cuerpo corto, pero sus miembros son fibrosos y robustos. Puro músculo es lo que nos brinda en la primera impresión esta raza.

En cuanto a su carácter, el Bulldog es un perro que sabe lo que quiere, activo especialmente, dada su caracteríztica de fortachón. Es un perro cuya lealtad se destaca, muestra valentía a menudo y está en un estado de alerta contínuo. Más allá de su apariencia como un animal bravo, es también muy afectuoso. Al no requerir demasiado ejercicio, es un perro indicado para tener en apartamentos o espacios reducidos, puesto que los paseos serán siempre necesarios pero no tanto como con otras razas.

Los colores frecuentes en la raza son el blanco, los diversos tonos de rojizo, y también el negro. Algunos Bulldogs también tienen combinaciones en manchas de colores. El negro no es un color demasiado aceptado en los concursos, aunque para mascota, todo depende del gusto.

Es bueno saber que el promedio de vida de un Bulldog suele ser más corto que otras razas. Vive habitualmente entre 8 y 12 años, pero no más que eso. Es también la raza que presenta los más altos índices de luxación de cadera congénita. Esto fue demostrado en un estudio en Inglaterra que evaluó ejemplares desde 1979 a 2009, llevado adelante por la Fundación Ortopédica de Animales. Un 73,9% tuvo este problema.

Bull Terrier, el perro gladiador

El Bull Terrier es un perro de compañía y de pelea originario de Gran Bretaña. El rasgo principal por el que se lo puede reconocer es su cara totalmente lisa, sin hendiduras como los demás perros. Visto de frente, la cabeza tiene que recordar a un huevo a quien esté mirando. Seguramente este rasgo tan distintivo es el que provoca que cuando veamos un Bull Terrier nos quedemos mirando por un buen rato.

El cuerpo del Bull Terrier además, es musculoso, firme y muy uniforme. En su parte trasera, tiene muslos desarrollados y fuertes, y sus patas deben verse paralelas desde un punto de vista de atrás. En cuanto a sus extremidades anteriores, tiene hombros también con mucho músculo, y codos rectos.  Los ejemplares adultos tienen sus patas tan largas como la profundidad de su tórax.

El carácter del Bull Terrier tiene bastantes particularidades respecto de otras razas. Por ejemplo, aunque es un perro cariñoso, también es bastante obstinado. Esto hace que no sea una raza indicada para quienes no tienen gran experiencia como entrenadores.

También es muy activo y dinámico, y por esto es bueno que tenga varios ratos de ejercicio durante el día. Como le gusta estar acompañado, no es recomendable dejarlo sólo por largos períodos. Si esto sucede, el dueño corre el riesgo de encontrar destrozados muebles y otras cosas del hogar que el Bull Terrier, con sus mandíbulas fuertes, decidió morder como pasatiempos.

Al Bull Terrier se le conoce también como el gladiador de los perros, por haber sido desarrollado como un perro de pelea y de caza. Ha demostrado poder vencer a perros de mayor tamaño por su tezón en el enfrentamiento, que lo lleva a nunca darse por vencido.

Orígen:

Existió un Bull Terrier en el s. XIX, pero no tiene nada que ver con el actual. Durante 1850, un tal James Hinks comenzó a cruzar ejemplares del English White Terrier (que ya está extinto) con Bull y Terrier. Así, pensaba obtener un perro ideal para la pelea y la caza (por ejemplo, de ratas, en la que el Bull Terrier se destacó), pero además buscaba lograr un perro cuyo aspecto fuera hermoso. Esto lo logró cruzándolo también con el Pointer Español.

Hoy hay Bull Terriers de color y blancos, estos últimos especialmente apreciados por los jueces en los concursos de las razas.

Bóxer, un perro guardián, ágil y gran compañero

El Bóxer reúne varias cualidades dispares que lo hacen un perro de muchas funciones paralelas. Por ejemplo, se lo considera extremadamente valiente y por eso fue usado por fuerzas policiales en muchos países. A esto contribuía también su agilidad. Pero además, a pesar de ser grande ésta agilidad del Bóxer lo convierte en mascota indicada en un hogar. Es preferible, sin embargo, que sea una casa con jardín; se sentiría incómodo en lugares de poca superficie.

Tiene una constitución genética que requiere poco cuidado. Su pelo corto no obliga a tener que mantenerlo a menudo, alcanza con alguna cepillada esporádica cada semana. Ciertas deficiencias en el sistema digestivo le provocan vómitos más frecuentes que en otros perros, pero esto no es algo demasiado grave siempre que el veterinario lo revise a menudo. Puede también desarrollar tumores cerca de la boca, pero si se lo atiende regularmente tampoco habrá mayores inconvenientes.

En cuanto a su carácter, sus tendencias de combate han sido moderadas a lo largo de los años, así que su origen no es obstáculo para usarlo como un animal de compañía. Es una de las razas más equilibradas que pueden encontrarse. Además, el Bóxer es inteligente, y por ello es fácil de educar o entrenar. Eso sí, es bullicioso y juguetón, por lo que requiere que se le dedique atención frecuente. Quien le dedique poco tiempo tendrá que vérselas con su impaciencia

Orígen:

El Bóxer surgió en Alemania en el siglo XIX, pero no se conoce exactamente cómo se definieron sus características esenciales. Hay indicios de que desciende del Bulldog y el Gran Danés. Su antecesor inmediato es el Bullenbeiser. Desde principios del siglo XX los criadores alemanes le suavizaron su carácter al Bóxer para que esté mejor adaptado a los tiempos.

Curiosidad:

Si bien no se ven habitualmente, algunos Bóxer tienen su pelaje blanco. Por razones de seguridad las fuerzas policiales no los empleaban, convirtiendo en más reconocibles aquellos perros con su pelo marrón.

El Boston Terrier; guardián y juguetón

Los norteamericanos tienen la responsabilidad de haber creado la raza Boston Terrier. Fue la primer raza de perros que surgió en Estados Unidos. Como lo indica su nombre, surgió en Bostón, alrededor de 1860.

Varias versiones – algunas con tono de leyenda – hablan de cómo sucedió la creación de esta raza. Por un lado, se considera que el Boston Terrier es cruza del Terrier Blanco Inglés y el Bulldog. Ciertas informaciones atribuyen la creación de la raza a un pasatiempo de los empleados de las residencias de alta sociedad de Boston. Según esa leyenda, los criados mezclaban a los perros de sus empleadores para entretenerse.

Entre 1929 y 1935 el Boston Terrier tuvo el podio de la mayor popularidad entre los estadounidenses. Hoy, la raza es usada como mascota y para terapia de personas con dificultades motrices. Esto fue así dado el temperamento fuerte pero amistoso y afectuoso de estos perros.

Aunque es un animal chiquito se destaca por su valentía, que le permite cumplir funciones como perro guardián. Se lleva muy bien con los niños, siempre y cuando no se juguetée en exceso con su cuerpo.

También por su tamaño, es muy útil para tener en un apartamento. Tiene una tendencia a ser jugetón, con lo que la diversión está asegurada pra todos en el hogar. Además, no requiere cuidados super especiales. Su pelo es corto y prolijo, no es necesario cepillarlo de forma frecuente. Su propio instinto lo hacer ser una animal limpio.

No es de ladrar a menudo, rasgo que contribuye a tener paz en la casa, aunque sí puede hacerlo cuando llegan extraños que no reconoce.

Algunas cualidades algo más negativas del Boston Terrier son las siguientes: a pesar de su naturaleza cariñosa, puede manifestar fuertes celos hacia otras mascotas. Esto se soluciona haciendo un conocimiento gradual entre uno y otro sin que perciba cambios abruptos. Cuando ya hay otra mascota introducida es bueno que siga siendo centro de atención.

También, los Boston Terrier padecen problemas de sordera desde su nacimiento. No es que vaya a suceder con cada ejemplar, pero sí es una tendencia fuertemente marcada en la raza. Los controles frecuentes por parte del veterinario son recomendables.

Su pelo puede ser de colores variados, como el blanco, negro, o el “foca”, que es un negro con ciertos tonos rojizos a la luz directa del sol.