La naturaleza de un Dogo Argentino

Muchas personas piensan del Dogo Argentino que por ser tan grande, por tener ese aspecto, tiene que ser fiero a la fuerza. ¡Craso error! Estamos ante un perro muy leal a su dueño, es tranquilo, equilibrado, muy cariñoso con sus seres queridos y algo cauto con los desconocidos. Probablemente su fama de agresivo es porque no se suele llevar bien con otros perros, pero eso se arregla con una buena y temprana sociabilización.

El origen se encuentra, tal y como dice su nombre, en Argentina. La creación de esta raza empezó en 1920 en la búsqueda de un perro que tuviera todo lo bueno del perro de pelea cordobés pero que fuera más grande y fuerte, y que también fuera capaz de cazar animales poderosos como jabalíes. De hecho este perro es capaz de batirse con un puma en solitario mientras el resto de la jauría llega en su ayuda.

Nos encontramos con una raza bastante más reciente que la mayoría, de tamaño grande y aspecto robusto, y con sangre de cazador y combatiente. Por norma general, cuando cazan van en manadas de cuatro perros perfectamente disciplinados que rastrean presas como grandes felinos o jabalíes, así que no son muy buenos con grupos grandes, y además tienen mucha energía. Su mordisco es muy potente, así que aunque uno no corre el riesgo de recibir una mordida, es mejor prevenir con un entrenamiento correcto.

Es bueno que el Dogo Argentino haga ejercicio en abundancia y reciba un adiestramiento firme pero no agresivo. Además debe aprender a no atacar a otros animales, en especial si hay otras mascotas en al casa.

Un poco de ejercicio y una comida equilibrada, además de una buena socialización y, por supuesto, el adiestramiento, será la combinación perfecta para tener un dogo argentino perfecto para toda la familia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *