El comportamiento del Airedale Terrier

Los airedale terrier son perros muy activos y siempre dispuestos a jugar un poco más. Se excitan y alteran con facilidad, todo les llama la atención, así que no se puede esperar de él la serenidad propia de otras razas menos impetuosas. Es muy enérgico, así que es ideal para personas a las que les guste el deporte y el aire libre.

El airedale terrier no es un perro para niños; no tiene mucha paciencia, así que es mejor apartarlo de los más pequeños, aunque cuando el niño crece un poco y ya es más consciente de sus actos se les puede dejar jugar juntos y disfrutar de la incansable visión.

Este es un perro que no necesita demasiadas atenciones. No pide muchísimo afecto, es emocionalmente estable, pero puede ser agresivo hacia otros perros, de manera que hay que controlarlo muy pronto para evitar problemas. También pueden ser un poco destructivos con los muebles y los objetos de su dueño, en especial cuando se queda solo durante mucho tiempo y no tiene cómo desahogar la frustración. ¡Hay que procurarle juguetes, y enseñarle a usarlos!

Es un perro bastante dominante, sobre todo los machos, y no muy dado a la obediencia. Por eso necesita ser educado desde cachorro, para que más adelante no haya problemas de educación y dominancia. Eso sí: como perro guardián hay pocos mejores, pues su instinto lo lleva a lanzarse contra el invasor.

En resumidas cuentas, el airedale terrier es un perro para lugares amplios y dueños deportistas. Necesita una educación firme, límites, normas, una rutina, compañía, y mucha, mucha paciencia. Salir a dar largos paseos con uno de estos perros es una experiencia muy gratificante y saludable, ¡siempre que lo tengamos bien educado!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *