Educar al Jack Russell no es fácil

Educar a un Jack Russell no es una tarea sencilla, hay perros más fáciles de entrenar. Este es un animal verdaderamente frenético, con muchísima energía y que está en constante movimiento para todo. No es muy bueno para personas sedentarias, ni tampoco para primerizos a la hora de tener perros. Tampoco se llevan bien con los niños pequeños a causa de su frenesí natural. Si no te gusta el ejercicio yo te recomiendo otro perro más tranquilo.

El origen de esta raza está en Gran Bretaña; su precursor fue un reverendo amante de la caza que, admirador como era de los terrier, empezó a criarlos, cruzando distintos tamaños y colores en la búsqueda de las mejores aptitudes de caza. Para educar a un Jack Russell debemos tomar esto en cuenta, pues como cazador tiene una energía inagotable, para poder rastrear y perseguir sus pequeñas presas, sobre todo roedores, conejos y a veces incluso pájaros.

El Jack Russell es un perro incansable, como casi todos los terrier. Su instinto lo lleva a ladrar por casi cualquier cosa, como avisando de que su presa está cerca. Además es un cavador redomado: hace agujeros en todas partes, buscando roedores bajo tierra.

Si estás decidido a tener a este perro tienes que saber que un Jack Russell puede volverte literalmente loco, así que debes aprender a controlarlo. Hay que cansarlo antes de nada, para que pueda prestar atención; puedes hacer que persiga la pelota, que corra,…pero claro, tampoco puede estar exhausto, ¡entonces no podremos enseñarle, estaría demasiado agotado! Debes experimentar y averiguar el punto clave en que esté cansado pero receptivo a aprender. A partir de ahí el adiestramiento es como con todos los perros: firmeza, consecuencia, limitaciones. No alargues demasiado las sesiones, acabará por aburrirse.

Es posible que te cueste encontrar el punto de cansancio necesario, pero no desistas. Educar a un Jack Russell puede ser difícil; no obstante, cuando se consigue es una maravilla de perro. ¿O acaso no conoces a Jesse, el magnífico Jack Russell que puede cerrar las puertas abiertas e incluso ponerte las zapatillas, entre otros graciosos trucos? Todo esto y mucho más puedes conseguir con tu perrito si sabes cómo educarlo correctamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *