El Chow Chow, la masocta exótica

El Chow Chow genera atracción apenas se lo ve. Es que la cantidad de pelo hace parecerlo un osito de peluche. Incluso, la primera vez que llegó un Chow Chow a Gran Bretaña, se lo exhibió en un zoológico. Así de raro fue considerado. Lo que más llama la atención de este perro es que su lengua es azul, e incluso en algunos ejemplares es negra.

La raza Chow Chow proviene de China, y existe allí hace más de dos mil años. SE lo utilizó en China como perro de cacería, de guardia e incluso pastor. También su carne y su piel fueron codiciados.

Algunos ejemplares de Chow Chow reconocen a un solo amo, lo que por un lado es una excelente característica, sin embargo también puede ser la única persona de quien reconozcan su autoridad.

Como mascota el Chow Chow es muy bueno, pero a veces podría tener problemas con los niños. Eseo depende del humor de cada ejemplar y sobre todo de su adiestramiento. Conviene llevarlo a clases de obediencia, si es posible desde cachorrito, y allí estudiar si su carácter será compatible para convivir con una familia.

Una vez que se lo adopte como mascota de la familia, hay que llevaron de paseo todos los días, para que tenga oportunidad de socializar con otros perros y otras personas. Nunca hay que maltratarlo, pero sí hacerle saber quién es el que manda. Esto es porque no conviene estimularle sus instintos agresivos. Los Chow Chow son buenos guardianes aunque no sean feroces en principio, puesto que es algo que llevan dentro. Además tienen una gran confianza en sí mismos.

El Chow Chow es muy bueno para casas con patio cerrado. Sin embargo también se adaptará bien en un departamento donde vivan personas adultas.