El tamaño no importa: los Chihuahua

De porte elegante, en constante estado de vigilancia y con semblante sabiondo, la raza Chihuahua es una raza de perros inteligentes. Sin embargo, por tan diminutos comparados a otros perros, suele ser subestimado.

Poco se sabe acerca del origen del Chihuahua. Se cree que el “Fennec Fox”, un animal pequeño que tenía orejas y ojos muy grandes, es su antepasado más directo. Así, quedaría explicada la razón del diminuto tamaño de los chihuahua y su complexión corporal y de su cabeza también.

Fueron utilizados en celebraciones religiosas, y también se constituyeron en la raza adoptada por la alta sociedad. Se llaman Chihuahua porque ese fue el estado Mejicano donde aparecieron los primeros ejemplares, por lo que sería posible deducir que sus antecedentes son de animales americanos.

Su pelaje puede ser largo o corto, y presenta varios colores.  Además, el Chihuahua es una raza que presenta rasgos similares al de los Terrier. Resultan muy propicios para estar con familias, porque son pequeños y esto les permite adaptarse a ambientes reducidos y además necesita poco ejercicio. Hay que tener cuidado en la temperatura, puesto que os Chihuahua son sensibles a las bajas temperaturas.

Para tenerlo bien alimentado, es necesario buscar el asesoramiento de un veterinario, puesto que su alimentación varía según la etapa de vida en que se encuentre el perro. Si es cachorro, adulto o en edad avanzada, sus necesidades de alimentación serán muy distintas.

Será necesario que un cachorro de Chihuahua coma unas 4 o 5 veces por día, por el contrario, los adultos necesitarán comer apenas dos veces al día, con regularidad en los horarios.

En cuanto a su pelaje, los ejemplares de pelo corto no precisan demasiados cuidados, alcanza con alguna cepillada no demasiado frecuente.

Para los animales con pelo más largo, es necesario sí poder hacerles algún lavado más habitual. Cuidado con el secador, que puede asustarlos al principio, sobre todo si son cachorros. Con el tiempo se acostumbrarán.