A la hora de tener un shih tzu feliz en casa…

El adiestramiento del Shih Tzu no es una tarea sencilla, en especial por su comportamiento caprichoso. Le resulta fácil distraerse y siempre quiere que se haga su voluntad, es independiente, curioso, también muy sociable. En cierto modo se parece a un gato: le gusta estar a sus anchas, pero cuando quiere que le presten atención, lo quiere y no hay vuelta de hoja.

El shih tzu vive tan tranquilo en pisos como en casas, de cualquier tamaño. Necesita muchos cuidados a causa de su largo cabello, y es buena idea limpiar sus excrementos de inmediato…porque es un perro con gran afición a comérselos. No hay que exponerlo a temperaturas altas, porque su espeso pelaje le da mucha, mucha calor.

Es un buen perro para ancianos y para personas discapacitadas, pero no debemos olvidar que también necesita su parte de ejercicio; si no se lo damos se volverá sedentario, y si no se convierte en un torbellino de nervios sufrirá de obesidad. Como cualquier perro el shih tzu necesita ejercicio, al igual que cariño y compañía, a pesar de su natural independencia.

A la hora de elegir este perro debes tomar en cuenta sus necesidades. Comida equilibrada, un poco de sano ejercicio, paseos diarios, compañía y afecto, esto es lo que cualquier perro necesita para estar sano física y mentalmente. Como es un poco independiente no necesitará que estemos siempre encima de él, pero no podemos dejarlo de lado por completo, jamás.

En definitiva, para tener un shih tzu no necesitas ser un gran deportista ni tener grandes nociones de adiestramiento canino, basta con que sepas poner límites, seas firme, y sobre todo tengas muchas ganas de divertirte con tu perro, porque con este chiquitín la risa es lo último que te faltaría.