Los mitos de los perros Rottweiler

De los Rottweiler se comentan rumores sobre su agresividad y la facilidad de morder al ser humano, especialmente enardecidos por sus orígenes como perros guardianes en Alemania. Nada más lejos de la verdad.

El Rottweiler es un animal muy dócil, leal y cariñoso. Hay criadores que seleccionan a los perros más dominantes, pero en realidad estamos ante una raza muy sumisa y dócil con su dueño. Es inherente a la raza una lealtad incuestionable y una vigilancia constante del hogar y de la familia. Es muy protector y defenderá a su manada con todo lo que tenga sin importar las consecuencias, lo que le convierte en uno de los mejores guardianes.

El Rottweiler es encantador con la familia, y también muy tolerante con los niños. El problema es que tiene mucha energía, así que hay que saberlo controlar; para eso necesitamos un buen adiestramiento que nos ayude a dominar a este valeroso y protector perro.

Así pues, estamos ante un animal que en realidad no es en absoluto agresivo por naturaleza, de hecho es muy tranquilo y alerta. Por supuesto, defenderá a su familia, en especial si se le adiestra como un perro guardián, pero no atacará sin provocación bajo ningún concepto. Es un animal seguro, sereno, que con el adecuado adiestramiento puede convertirse en un animal perfecto para cualquier familia.

El Rottweiler es un perro que puede sufrir varios problemas de salud, como la conocida displasia de cadera, pero aparte de eso no se conocen enfermedades comunes en su raza. La media de vida ronda los once años, y las camadas, como curiosidad, pueden llegar a tener 11 cachorros, nada menos.