Bulldog, un perro de cara feroz, muy leal y valiente

El Bulldog es un perro que ya por su aspecto logra enternecer a los humanos. En general regordete, algo pesado y con un andar algo torpe, sólo despierta simpatía. Los dibujitos animados se han encargado de estereotiparlo, y esta imágen popularizada hace que el Bulldog resulte más simpático todavía.

Es más bien bajo en estatura, con pelo corto y una complexión pesada. Pero también es poderoso. Su cabeza es de tamaño considerable respecto de su cuerpo. Esta desproporción del Bulldog es parte de que sea una raza muchas veces caricaturizada.

Además, el Bulldog tiene cuerpo corto, pero sus miembros son fibrosos y robustos. Puro músculo es lo que nos brinda en la primera impresión esta raza.

En cuanto a su carácter, el Bulldog es un perro que sabe lo que quiere, activo especialmente, dada su caracteríztica de fortachón. Es un perro cuya lealtad se destaca, muestra valentía a menudo y está en un estado de alerta contínuo. Más allá de su apariencia como un animal bravo, es también muy afectuoso. Al no requerir demasiado ejercicio, es un perro indicado para tener en apartamentos o espacios reducidos, puesto que los paseos serán siempre necesarios pero no tanto como con otras razas.

Los colores frecuentes en la raza son el blanco, los diversos tonos de rojizo, y también el negro. Algunos Bulldogs también tienen combinaciones en manchas de colores. El negro no es un color demasiado aceptado en los concursos, aunque para mascota, todo depende del gusto.

Es bueno saber que el promedio de vida de un Bulldog suele ser más corto que otras razas. Vive habitualmente entre 8 y 12 años, pero no más que eso. Es también la raza que presenta los más altos índices de luxación de cadera congénita. Esto fue demostrado en un estudio en Inglaterra que evaluó ejemplares desde 1979 a 2009, llevado adelante por la Fundación Ortopédica de Animales. Un 73,9% tuvo este problema.